¿Qué hemos hecho este otoño y como iniciamos el invierno? Nuestro resumen

Resumen de otoño e inicio de invierno

Dimos comienzo al nuevo curso 2019-2020 ya en octubre, con la energía y la luz del verano aún en nosotros/as, y nos adentramos en el otoño, estación de cambios, recogiéndonos y protegiéndonos en el hogar: ese espacio seguro, donde poder ser uno/a mismo/a. Es precisamente eso lo que Kàeru busca: el regreso al hogar, al lugar seguro. Encontrar un espacio donde poder ser y donde aprender a estar en relación con los demás, con uno mismo y con el entorno que nos rodea, siempre desde ese “ser” particular de cada uno/a.

Durante estos meses otoñales, donde el paisaje nos ha devuelto los colores más cálidos, y las horas del día han ido reduciéndose poco a poco, hemos podido trabajar y crecer juntos. Nos hemos asomado con curiosidad, y en ocasiones con un poco de susto, a nuestro interior, mirando de frente nuestro reflejo. Dar respuesta a quiénes somos no es tarea fácil, y sin embargo, requiere valentía el poder ponerse delante de tal cuestión… En este momento de recogimiento que el otoño nos ofrece, el crear un grupo nuevo y hacerlo latir es la principal tarea. Por ello, ha sido vital crear un espacio de confianza, donde se han tomado compromisos y se han realizado peticiones al grupo en función de las necesidades de cada uno. Darnos permisos y dar permiso a los demás: permiso de enfadarnos, de estar tristes, de reír y de llorar, así como de hablar o sólo escuchar. Hemos creado un espacio de protección, un sentimiento de tribu, creando un amuleto de poder; haciendo brillar un poco más la fuerza interior que cada uno lleva dentro. También hemos conocido el animal que nos representa a cada uno, aquel que nos protege y acompaña. Y nos hemos enfrentado a nuestros miedos, poniendo a prueba nuestra pertenencia al grupo y protegiendo a nuestro poblado del lobo.

Ahora en el invierno, con el latido del grupo más fuerte, toca observar nuestro mundo interior. Es momento para la introspección; momento de encontrarnos con nuestros fantasmas; con ese monstruo que no siempre dejamos salir, o que sale cuando menos lo esperamos. Y entre esas sombras, iremos en busca de la luz con ayuda del abuelito fuego. Así, nos iremos moviendo entre luz y oscuridad, adentrándonos en espirales para seguir creciendo y aprendiendo juntos/as.

Urrian 2019-2020 kurtso berriari eman genion hasiera udako energia eta argia oraindik gure barruan izanda, eta udazkenean murgildu ginen, aldaketen urtaroan, etxean babestuz: segurtasun espazio bat, non bakoitza bere erara ager daiketeen. Hori da hain zuzen ere Kàeruk bilatzen duena: etxerako buelta, segurtasun espaziora. Norbera izateko, eta besteekin, norberarekin eta inguruarekin harremanetan egoteko espazio bat aurkitu nahi dugu, beti bakoitzaren esentzia errespetatuz.

Kolore epeleko paisaiekin, eta eguneko orduak murrizten joan diren bitartean, elkarrekin lan egin dugu eta hazi egin gara. Jakinminarekin, eta batzutan beldur pixka batekin, gure barrualdea behatu dugu, gure islada aurrez-aurre ikusiz. Nor garen galderari erantzun ematea lan erraza ez den arren, ausardia behar izan da hausnartzeko… Barrualdera begiratzeko urtaroko momentu honetan, talde berri bat sortzea eta honen taupada sentitzea lehendabiziko helburua da. Horregatik, konfidantzazko gune bat lortu behar izan dugu, talde-konpromezuak hartuz, baita bakoitzaren beharretatik eskaerak egin ere. Gure buruari eta besteei baimena eman: haserretzeko baimena, triste egoteko baimena, barre edo negar egiteko, baita hitz-egin edo ixiltzeko ere. Babesgune bat eraiki dugu, tribu sentimendua, boterezko amuleto bat sortuz; bakoitzak bere bihotzean daraman barne-indarra distiratsuago bihurtuz. Bestalde, bakoitzak barruan duen animalia ezagutu dugu, babestu eta laguntzen gaituenak. Eta gure beldurren aurrean jarri gara, talde-kidetasuna frogatuz, eta “otsoaz” gure herria salbatuz.

Orain neguan, taldeko taupadak indartsuagoak izanda, gure barne-munduko begietara begiratu behar dugu. Introspekziorako momentua da; gure mamuekin topatzeko momentua; askotan ateratzen uzten ez dugun, edo ustekabean agertzen den monstruoarekin topatzeko unea. Eta itzal guztien artetik, argiaren bila joango gara, aitatxi suaren laguntzarekin. Horrela, argiaren eta iluntasunaren artean mugituko gara, espiraleetan sartuz, eta elkarrekin haziz eta ikasiz.

2020-01-20T10:25:14+00:00

Deje su comentario